anonimato

El anonimato total en Internet es imposible y, en el mejor de los casos, un fenómeno puntual que resulta inviable mantener durante períodos prolongados de tiempo. Sin embargo, tanto las redes VPN como TOR ayudan a ocultar la identidad del usuario frente a terceros, ¿cuál es mejor? A continuación repasamos las semejanzas, diferencias, ventajas e incovenientes de utilizar VPN y TOR.

La privacidad online se ha convertido en una preocupación creciente para millones de usuarios en todo el mundo, ya sea por el hecho de compartir todo tipo de información personal con terceros como Facebook, Google o Twitter; por posibles ataques de ciberdelincuentes; por la vigilancia de agencias gubernamentales como la NSA o por la limitación de acceso a determinadas páginas web.

Por mucho que algunos todavía crean que navegar por Internet es una actividad anónima la realidad es tozuda. La navegación en modo incógnito de Google Chrome, Mozilla Firefox y resto de navegadores no son un método eficaz para mantener el anonimato en Internet, de ahí que cada vez más usuarios opten por utilizar una red VPN o conectarse a través de Tor.

Ambos sistemas se conforman como dos métodos de transporte para navegar por Internet. Sin embargo, las diferencias entre Tor y una red VPN son considerables: una red VPN se podría asemejar con un avión ultraligero, bastante rápido pero también caro, frente a Tor, que podría asimilarse con un autobús, al alcance de cualquiera pero mucho más lento.

comotor

Ventajas de utilizar Tor

El propósito de TOR (The Onion Router) es el anonimato a la hora de navegar por Internet. Para ello, la información del usuario se rebota entre diferentes nodos antes de llegar al destino o página web final, de forma que ese último servidor es incapaz de determinar la ubicación y la información privada como la IP del origen.

Decíamos al principio que el anonimato total no existe, y Tor no es una excepción. Aunque resulta uno de los mejores sistemas para navegar de forma anónima, el nodo final de la red desencripta los datos para acceder al destino requerido por el usuario inicial, lo que abre la puerta a posibles vulnerabilidades. Díficil pero no imposible.

Si navegas por Tor, es fundamental que seas consciente de que no se trata de un sistema a prueba de balas. El nivel de seguridad es muy alto si utilizas conexiones seguras (HTTPS), pero baja en caso contrario.

Para mantener tu anonimato a salvo es fundamental que evites enviar información personal sin encriptar como tu correo electrónico, ubicación o teléfono móvil.

Ventajas de utilizar una red VPN

Por simplifcar, las redes VPN (Virtual Private Network o Red Privada Virtual, en español) añaden una red privada -tunnel- sobre la red principal del usuario. Básicamente, una red VPN coge tu conexión, la encripta y la envía a otro servidor. En lugar de que tu ordenador acuda directamente a Google primero accede a un servidor intermedio y, desde ahí, entra a Google.

Utilizar una red VPN resulta recomendable, por ejemplo, a la hora de navegar dentro de una red WiFi pública ya que de lo contrario te arriesgas a que terceros puedan ver todo lo que haces en Internet. Al utilizar un tunnel solo será visible tu conexión con el servidor intermedio, que será el que de verdad ejecute las peticiones a Google, Facebook y demás.

Otra de las ventajas de utilizar una VPN frente a la navegación habitual es que puedes “engañar” al resto del mundo sobre tu ubicación: si estás en Madrid y el servidor VPN que usas se encuentra en Estados Unidos todas las webs a las que accedas creerá que eres un usuario de Estados Unidos, lo que abre la posibilidad de saltarse limitaciones geográficas en todo tipo de contenidos.

Aunque existen algunos prestadores de servicios gratuitos como Hola, la mayoría de servicios VPN -los más potentes- son de pago. Por el contrario, la red Tor es gratuita por definición, ya que utiliza las propias conexiones de los usuarios para establecer los nodos.

El anonimato en una red VPN es en todo caso relativo ya que por mucho que prometan las diferentes empresas que dan este servicio que no almacenan información sobre sus usuarios, resulta complicado pensar que puedan mantener su palabra ante una orden judicial.

Tor garantiza un anonimato en Internet más elevado siempre que el usuario tome algunas precauciones, pero no resulta impenetrable tal y como ha demostrado la NSA en los últimos años. La mayor desventaja de Tor es que la velocidad de navegación es muy limitada.

¿Cuándo usar una red VPN? Si eres un usuario intermedio preocupado por la privacidad online y la utilización de tus datos por terceros la opción más recomendable es una VPN. Tendrás una latencia considerable, pero la velocidad de tu conexión será suficiente para reproducir vídeos en HD en sitios como YouTube o Netflix.

¿Cuándo usar una red Tor? El sistema se utiliza en situaciones que requieren un alto nivel de anonimato, especialmente ante la amenaza de gobiernos o agencias de espionaje. Resulta fiable -por ejemplo- para periodistas que trabajan con documentos y filtraciones muy sensibles, pero la mayor desventaja es que la velocidad de conexión es algo lenta.

FUENTE