wifi

Varias entidades españolas, como por ejemplo la Organización para la Defensa de la Salud o la Fundación para la Salud Geoambiental, han dado la voz de alarma respecto a que las redes WiFi son perjudiciales a la salud. Tanto es así, que se recomienda apagar esta por la noches si no es necesario utilizarlas, incluso, se intenta que este tipo de redes sean eliminadas de lugares como los colegios.

Según los estudios que se tienen, más de 2.000 y que se recogen en un informe resumen global denominado Bioiniciative, se explica que puede existir una causa/efecto en lo relacionado a la aparición de algunos tumores con el uso de forma prolongada de las redes WiFi, lo que puede generar todo tipo de problemas tanto en adultos como en los más pequeños. Esto se debe a la potencia de la radiación electromagnética que emiten las antenas, que son las causantes de lo que se ha conocido.

La recomendación de Bocos, es utilizar conectividad por “cable”, nada más y nada menos.

Lo cierto es que ahora mismo parece una quimera que se pueda estar en el día a día sin conectividad WiFi, ya que incluso cuando no existe se busca encontrar alguna red accesible… pero si se demuestra que existen problemas de salud, lo más probable es que se regule el uso de estas pero, quizá, ya se algo tarde para los que hemos estado recibiendo la radiación de forma constante.